TRANSFORMACIÓN DIGITAL DE LA BANCA

La transformación digital, como ya hemos visto anteriormente, supone una transformación en la forma de organización y de prestación de servicios de las empresas. Cada vez son más los negocios y empresas que se suman a este cambio, tan necesario en la actualidad. Esta necesidad de renovación se debe precisamente al gran uso de las nuevas tecnologías en la sociedad actual y a la necesidad de cubrir nuevas necesidades que surgen precisamente de estos cambios tecnológicos.

En la actualidad, prácticamente todos los negocios se unen ya al fenómeno de la digitalización, ya sean por que acaban de surgir y se adaptan directamente a este cambio, o bien empresas que tienen más antigüedad pero que quieren seguir el ritmo de las nuevas innovaciones. No obstante, y a pesar de que la digitalización ha llegado ya a todos los sectores del mundo profesional, aún existen muchos negocios y empresas que no han hecho esta digitalización o que no han conseguido adaptarse del todo a ella.

La renovación de la banca

Un ejemplo de esto puede ser el ejemplo de la banca. Se supone que la banca, y todos los negocios relacionados con el sector financiero siempre han sido líderes en cuanto a la incorporación de nuevos métodos y recursos digitales. La banca es un sector que está siempre en continua renovación, en busca de nuevos métodos que faciliten todos los procesos bancarios tanto a los usuarios, como a la propia banca.

Sin embargo, también existen muchas voces que indican que la banca no está consiguiendo en la actualidad ajustarse completamente a la época digital en la que vivimos hoy en día. Cada vez son más las personas que no se desplazan a las oficinas bancarias para realizar trámites. De hecho, cerca de un 50 % de los usuarios ya realizan trámites y procesos bancarios a través de las diferentes plataformas digitales que tenemos a nuestra disposición en la actualidad.

Conforme vayan pasando los años, este dato se va a ir incrementado, y es por eso por lo que la banca necesita estar preparada para hacer frente a los futuros retos y dificultades que se presenten en un futuro no muy lejano.

Es importante decir que, en España, este proceso de digitalización de la banca está aún muy por detrás que lo que nos encontramos en otros países europeos, donde los procesos digitales de la bancan suponen un porcentaje mucho mayor que el que existe en España ahora mismo.

El hecho anterior en el que se dice que la banca no se está ajustando por completo a la transformación digital es una verdad a medias, ya que, en efecto, en los últimos años se han producido muchos cambios, y muy positivos, hacia la utilización de las nuevas tecnologías como medio para la realización de diferentes procesos bancarios.

Es por todo esto que las entidades bancarias deben estar preparadas para ofrecer servicios cada vez más digitales, servicios que sean eficientes y que cumplan las expectativas de los clientes, los cuales son cada vez más exigentes con todo el tema de la digitalización de los procesos bancarios.

Digitalización y métodos tradicionales

Como ya hemos dicho, la banca es un sector que se encuentra en un continuo cambio y renovación de todos sus procesos. En la actualidad, la digitalización del sector financiero se ha visto reflejada en la creación de nuevas plataformas a través de las cuales se puedan llevar a cabo procesos bancarios sin necesidad de ir presencialmente a ningún sitio. Esto se conoce como la banca electrónica, lo cual ha supuesto un gran paso hacia la digitalización del sector de la banca, aunque aún queda camino por recorrer en este sector.

Sin embargo, este sector tampoco ha querido dejar por completo los métodos más tradicionales, ya que todavía existen muchos usuarios que no tienen los conocimientos suficientes en tecnología como para poder llevar a cabo los procesos bancarios de forma online.

Big data: el futuro de la banca

La digitalización de la banca da lugar a la aparición de nuevos métodos para el tratamiento de los datos y la información. Es aquí donde entra el Big data, lo que permitirá mejorar, no solo la experiencia de los usuarios en los diferentes procesos que realicen, sino que también mejorarán el tratamiento de los datos de los clientes, lo que supondrá que se puedan dar servicios cada vez más personalizados y concretos.

 

En definitiva, la banca, un sector tan importante en la actualidad, debe seguir haciendo frente a los diferentes retos de digitalización que se presentan cada día, siempre pensando en adaptarse en un futuro a la digitalización completa que facilite los diferentes procesos bancarios a los usuarios que cada vez demandan más este tipo de servicios.

Related Articles

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *