La necesidad de evaluar un sitio web es continua


 
La mayoría de las empresas no analizan sus sitios web. Como si fuera suficiente crear un sitio, colgarlo en la red y esperar mágicos resultados. Su principal justificación es el presupuesto necesario para obtener correctos resultados de evaluación, pero bien, si se pone en perspectiva ¿acaso no se está perdiendo aún más por no hacerlo?
Es decir, evaluar el funcionamiento es lo que va a ayudar a un sitio web a mejorar las conversiones del mismo, no hay otra forma posible de hacerlo que seguir el ROI. De no hacerlo no solo no va a permitir obtener mayores conversiones, sino que todo el trabajo hecho podría llegar a ser en vano.

Un sitio web existe para que los visitantes tomen acciones. Sea conocimiento, compra, llegar a un público objetivo, entre tantos otros objetivos que se plantean en una estrategia de marketing online. El caso es que para saber qué tan bueno es ese alcance, o para saber qué tan bien le está yendo en búsqueda de esos determinados objetivos, no será posible hasta que se tome cabal conciencia de la imperiosa necesidad de experimentar y realizar pruebas con el sitio web.
No existe una receta mágica que se aplica de una vez y para siempre. Todo requiere de pruebas y evaluación de los resultados. Lo que funciona para un sitio web no necesariamente funciona para otro, aunque se trate del mismo sector. Cada uno tendrá su público objetivo, el desafío es interpretar los resultados y tomar acciones en base a ellos, en vista de mejorar conversiones y la presencia online.

Es necesario “escuchar” lo que los clientes tienen para decir y actuar creando un sistema que, de forma óptima, se encuentre con sus necesidades. El mejor paso a tomar para entender a los visitantes es saber experimentar y evaluar continuamente sobre un sitio web, para luego poder tomar las decisiones que se crean convenientes de acuerdo a la estrategia tomada.

No será una tarea sencilla, desde luego, pero es determinante. Los límites de conversión de un sitio web, aparecen cuando uno piensa que ya se hizo todo y que ya se le está dando todo lo que quieren a los visitantes. Eso es un error, el momento en que se piensa que se ha llegado a un límite todo puede venirse abajo, pues en el marketing online hay que darle a los usuarios lo que quieren, cuando lo quieren y como lo quieren, de lo contrario seguramente se vayan a otro lado. Hay que saber interpretar estos puntos evaluando y actuando en consecuencia, son los mismos visitantes los que ayudarán a construir y mantener un sitio web funcionando de la mejor manera.

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *