La importancia de los dispositivos móviles


 
Todos los días la innovación tecnológica nos sorprende y una área que ha tenido un rápido crecimiento en los últimos años es la tecnología móvil, especialmente con las tablets y los smartphones. Estos “teléfonos inteligentes” nos permiten desde navegar por internet, leer y escribir emails hasta tomar y subir fotografías y videos a la web, entre tantas otras cosas. Demás está aclarar la importancia que cobraron estos dispositivos en nuestras vidas y por tanto, lo mucho que hay que tenerlos en cuenta a la hora de realizar cualquier emprendimiento en la web.

A pesar de todo, gran parte de los negocios y sitios webs no tienen en consideración este aspecto. Muchos no se toman el trabajo de pensar en optimizar su sitio para los dispositivos móviles y este punto debería ser corregido cuanto antes.
La experiencia de visualizar una página web que no esté optimizada —o que no sea compatible— para estos dispositivos resulta frustrante, teniendo que recorrer a lo ancho y largo de la página para poder apreciar el contenido de la misma. Lo mismo sucede al saturarla de contenido —imágenes pesadas, muchos videos, etc.—, la carga de la página será demasiado lenta dejando como consecuencia el abandono de la visita.

Hay que enfocar los recursos en la simpleza. Los usuarios móviles por lo general llevan prisa, aún más que aquellos que acceden desde un ordenador tradicional. Una página web optimizada para los móviles debería ser simple y fácil de comprender, esto quiere decir que los visitantes deberían poder encontrar aquello que están buscando facilmente, sin tener que perder tiempo interpretando la página.
Entonces ¿qué hay que hacer para que un sitio sea compatible con los usuarios móviles?
Todo puede resumirse en una sencilla palabra: Simplificar.

Como se dijo anteriormente, hay que tener en cuenta que estamos tratando con pantallas realmente pequeñas, junto con una transmisión de datos por lo general bastante lentas. Por tanto es buena idea tener conciencia de todo aquello que vayamos a incluir en nuestra página web. Lo ideal sería deshacerse de todos los “extras” innecesarios, elegir cuidadosamente las imágenes decorativas y de fondo o imágenes demasiado pesadas y grandes, pero no por ello sacrificar el diseño. Todo cuenta para mejorar la experiencia y habrá que buscar un equilibrio entre usabilidad y diseño. Queda claro que de nada serviría ir al otro extremo y presentar una página en blanco cargada de texto, nada de eso. Lo que buscamos es la atención del visitante, pero también su permanencia. Contenido de calidad, por sí solo, debería bastar para conseguirlo. Pero primero debemos conducir al visitante a ese contenido.

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *